¿Propósito olvidado?

Casi que terminando ya el mes de enero tengo una pregunta, ¿Qué ha pasado con tu propósito de principio de año?

Este espacio es como el silencio que se usa en una sesión de coaching para hacer reflexionar de manera profunda al cliente, en este caso para que reflexiones tú.

Está claro que a la mayoría de las personas que se hicieron propósitos de año nuevo se les han olvidado, de manera consciente o inconsciente, pero, se les han olvidado, si es tu caso, te voy a explicar qué hacer si es que realmente te importan. Si no, puedes seguir como hasta ahora. Eso sí, tendrás los mismos resultados que siempre.

Lo primero que voy a hacer, como sabes que me gusta, es ir a la etimología de la palabra. Propósito viene del latín, está compuesto por el prefijo pro (hacia adelante) y positun, el participio de poner, significaba poner algo hacia adelante es decir hacia o para el futuro. Su significado actual según la RAE es Ánimo o intención de hacer o de no hacer algo. Objetivo que se pretende conseguir.

Desde el 26 de diciembre y hasta el 2 de enero (aproximadamente), escuchamos hablar repetidamente sobre los propósitos, en las redes sociales, en la televisión, en las reuniones familiares, …  y todos (casi sin excepción) nos proponemos algo. Después de estos días nadie se acuerda hasta el año siguiente. No obstante, como nos dice hoy la RAE, un propósito es mucho más que conversaciones de final de año, ya sean internas o externas, un propósito es un objetivo que se pretende conseguir y eso es algo distinto. Un objetivo bien enunciado, es el principio de todo en un proceso de coaching, y a mi entender, aporta al menos el 50 % de las garantías de éxito al propio proceso.

A mi me gusta decir que un objetivo es lo mismo que un deseo, pero inteligente. Para “volverlo inteligente” tenemos que hacer algunas cosas. La primera es escribirlo, de esa manera vamos a conseguir al menos dos cosas, uno es fijarlo neurológicamente en nuestro cerebro, y lo segundo, vamos a conseguir que no se nos olvide al día siguiente. Cuando lo escribimos lo estamos haciendo más consciente. Tenemos deseos y nos proponemos cosas mentalmente a diario, y está bien, pero no es suficiente. Para hacerlos igual de inteligente que eres tú es necesario que los escribas.

El enunciado tiene que ser en positivo, como seguramente habrás oído, el inconsciente no entiende la palabra no, por lo que, si lo haces en negativo pondrás la atención justo en lo que no quieres, por ejemplo si lo que quieres es No seguir comunicándome mal con tus colaboradores, ponte el objetivo de Comunicarme de manera fluida y efectiva con las personas con las que trabajo y colaboro. Parece lo mismo, pero no lo es.

Una vez escrito y en positivo, lo siguiente será aclarar qué es exactamente lo que significa, concretar. Aclara y refleja por escrito qué significa exactamente el objetivo, es decir, clarifica qué significa exactamente para ti cuando dices que quieres comunicarte de manera fluida con las personas con las que trabajas y colaboras.

El siguiente paso es que sea auto-responsabilizado, que dependa de ti. Hemos leído y escuchado que todo lo que nos propongamos conseguir lo podemos conseguir. Por si no te has dado cuenta, siento decirte que no es verdad, a eso yo en coaching le llamo vender humo. Todo lo que te propongas lo podrás conseguir si realmente depende de ti, sólo de ti y además trabajas duro para conseguirlo. Así que, si tu objetivo es importante para ti, más te vale que identifiques qué es lo que depende de ti, qué no y que te centres en lo primero. Sobre lo demás podrás influir con tu trabajo y con tus cambios personales, pero no más. Si el objetivo que te planteas no es auto-responsabilizado en su totalidad o en gran parte, no te frustres si no lo consigues a pesar de haber trabajado duro, por suerte la vida es así, no todo depende de ti. En nuestro ejemplo la pregunta es fácil ¿Qué depende de ti para poder comunicarte de manera fluida y efectiva con las personas que trabajas y colaboras?, si hay algo que no depende de ti, identifica qué puedes hacer para modificarlo con tus cambios y qué no.

La siguiente pregunta que tienes que hacerte es para saber si es ecológico o no, no con el medioambiente (que también), sino con el sistema en el que te desarrollas. Pregúntate, para seguir con el ejemplo, qué va a cambiar en tu entorno laboral, cuando empieces a comunicarte de manera efectiva y fluida con las personas que colaboras y trabajas. ¿Vas a tener que hacer medidas correctoras para que el sistema siga en equilibrio?, si no va a seguir en equilibrio ¿puedes hacer algo para re-equilibrarlo?, si no puedes hacer nada ¿quieres seguir adelante con el objetivo a pesar de lo que puede conllevar?, si es sí adelante, si es no, yo no seguiría.

No te olvides hacerte preguntas para saber si también es ecológico contigo, que esté alineado con el resto de tu vida, con tus valores. Si no lo está, te auguro que el objetivo perderá fuerza y acabarás por no hacer nada para conseguirlo.

Para continuar establece (siempre de manera anticipada) fechas y modos de evaluar el grado de consecución, ¿cómo vas a saber que lo estás consiguiendo o no?, ¿cuándo lo vas a hacer, de qué forma?. Anótalas en tu calendario, son momentos importantes que tendrás que preparar.

La penúltima pregunta ¿Cuándo lo habrás conseguido, en qué fecha?. Los objetivos tienen que estar temporalizados. O le pones fecha o no es un objetivo, piensa además si realmente lo puedes conseguir antes o sería mejor después, lo importante es que lo cumplas en la fecha que te establezcas, eso te dará confianza y seguridad para conseguir próximos objetivos.

Para finalizar te queda saber los recursos y sobre todo la acción, ¿qué vas a hacer, cual es el siguiente paso?. Anota los recursos que necesitarás, ya sean tangibles o intangibles, económicos, humanos, de la índole que sea. Toma consciencia de los recursos internos y propios que vas a tener que desarrollar, y ponte manos a la obra. Identifica la primera acción que tienes que empezar a hacer, planifícala y sobre todo hazla.

Como dijo Martin Luther King, Da tu primer paso con fe, no es necesario que veas toda la escalera completa, sólo da tu primer paso.

*Imágenes del post descargada de http://www.pixabay.com con licencia CCO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.