Pura droga

Comienzo el curso con una reflexión que me he venido haciendo en los primeros días de este mes después de unos días de descanso. Técnicamente han sido diez días de vacaciones, pero que, añadidos a los festivos y fines de semana, se han convertido en la friolera de quince días, quince, sin encender el ordenador, revisar el mail, ver las redes sociales y dar algún que otro “me gusta”.

Sabiendo que los meses previos al descanso han sido duros de trabajo, y por suerte, estuvo precedido de otros meses también duros, cualquiera hubiera pensado que el primer día de descanso yo sería la persona más feliz del planeta, tirado en mi sofá, desayunando sin hora de comienzo ni de fin, paseando por el campo…. pero no, no fue así.

Ese primer día, estaba despierto como siempre a las 6:00 AM, eso sí, me quedé en la cama, pero haciendo gala de una enorme fuerza de voluntad, además de por el adquirido compromiso propio y familiar de no dar palo al agua ni para encender el ordenador. Y es que, lo que me pedía el cuerpo, era levantarme y poder adelantar algunas cosas, siempre hay cosas que hacer, que planificar, ideas que poner en marcha y si no, las busco hasta que las encuentro. He de confesarlo, creo que soy adicto al trabajo, bueno, mejor dicho, soy adicto a mi trabajo.

Vamos a la raíz y etimología de la palabra adicto, ésta viene del latín addictus, que significa muy favorable, inclinado a, dedicado o entregado a. Posteriormente sufrió la influencia analógica de dicare, que significa dedicar o entregar, por lo que addicere asumió también el significado de dedicar, entregar o adjudicar.

Curiosamente, y me viene al pelo de este post, addictus también designó en tiempos muy antiguos a un tipo muy concreto de esclavo, al que era en principio un hombre libre y había sido adjudicado a otro mediante juicio o acto legal.

Actualmente la RAE define adicción con dos acepciones. La primera de ellas es la dependencia de sustancias o actividades nocivas para la salud o el equilibrio psíquico. La segunda la define como afición extrema a alguien o algo.

Aunque personalmente, para el tema que trato, me quedo con la segunda acepción, he estado dudando algunos momentos que lo mío no tenga que ver realmente con una dependencia que pueda llegar a ser nociva o desequilibrante.

En este punto, me vienen muchas más palabras a la cabeza que se enfrentan o confrontan entre sí, que me vienen a explicar, o confundir, no sé muy bien, sobre lo que realmente me pasa. Estas palabras son compromiso, vocación, abnegación y heroísmo .

Compromiso, entendido como obligación contraída con mis clientes, con mi trabajo, conmigo mismo. Compromiso de aportar lo mejor, aunque, de eso ya escribí en el post A la mierda con lo perfecto y tengo claro donde está el límite, aunque a veces no sepa ponerlo.

Vocación, es decir la inclinación que tengo hacia mi profesión, la del trabajo con las personas para que puedan conseguir lo que se proponen y puedan mejorar profesionalmente.

Abnegación, cuando renuncio a mis deseos o intereses, a lo que me he propuesto para cuidarme, para estar con la familia o simplemente, aunque en realidad no es nada de simple, hacer uso del derecho a la pereza, que también lo es.

Heroísmo o lo que es lo mismo y como dice la RAE, el esfuerzo eminente de la voluntad hecho con abnegación, que lleva al hombre a realizar actos extraordinarios. Ese heroísmo que alimenta el ego, da reconocimiento y autoreconocimiento mediante el que acabas creyéndote que puedes con todo y que además eres el más guay por ello.

Como te digo no sé muy bien si estas palabras me  aclaran o confunden, tengo claro que me hacen pensar y acercarme a la toma de conciencia sobre lo que realmente me pasa en lo que respecta a mi adicción al trabajo, si es que realmente la tengo, porque, entre tu y yo, pasado el mono de los dos primeros días, y con algún que otro remordimiento al recordar que había gente en mi entorno que curraba mientras yo no lo hacía, mi adicción la superé.

*Imagen del post descargada de http://www.pixabay.com con licencia CCO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.